Relatos de una noche de invierno

By : @mykatiuska_

Relatos de una noche de invierno.

Hoy me desperté más temprano de lo normal, el ruido de la lluvia y el canto de los pájaros me molestaba. El techo era mi cielo y lo sentía pesado. Levantarme fue una lucha, ducharme fue una guerra y vestirme fue desesperante. Todas aquellas sensaciones de desdicha vienen de ayer.

Ayer en la noche tenía una cita con amigos en un restaurante, nos dimos cita como a las seis de la tarde porque queríamos comer juntos, queríamos comer en un restaurante juntos. El día estaba triste y las calles llenas de carros, el cielo bailaba entre un gris y un azul y un blanco incomprensible y mi alma seguía ese cielo incontrolable, de pronto el sol aparecía y yo sonreía, de pronto se escondía y yo me entristecía, de pronto nevaba y yo sonreía, de pronto llovía y yo hacía extensión a la lluvia con mis lágrimas.
En todo caso ayer fue un día incompleto, triste y sombrío. Acepté ir a esta cita porque mis amigos querían presentarme a alguien.

Llegué al restaurante y ví a través de la ventana las mesas vacías. Esta vez no sólo llegué a la hora sino mucho antes de la hora. Entré y me senté en aquel restaurante llamado las chicas del tranvía.

El restaurante estaba iluminado tenue con una luz amarilla que anunciaba la llegada temprana de la noche. Llegaron mis amigos y trajeron con el a un amigo que querían presentarme. El hombre llamado D era alto, corpulencia mediana, ojos negros, cabello corto, vestido con un suéter de rayas, un pantalón y zapatos deportivos.

Los cuatro nos sentamos en la mesa, yo lancé una conversación sobre el fútbol, hace algunos meses comencé a hacer fútbol y la verdad es que reconozco algo en éste deporte, jugar fútbol te permite no pensar en nada, vas detrás de la pelota como sí tu cerebro se hubiera quedando con una cerveza en casa. D retomó la conversación y nos explicó cómo el era un gran deportista, entrenador y kinesiterapeuta. Todos estábamos impresionados de su currículum. La conversación se desarrollaba con mucha facilidad, los cuatros reíamos, comíamos y la estábamos pasando bien.

Mi amiga y su esposo se tenían que ir, nos dejaron a D y a mí tomando los últimos tragos juntos

Mi amiga y su esposo se tenían que ir, nos dejaron a D y a mí tomando los últimos tragos juntos. Conversando de todo y de nada, no me acuerdo por cuál puerta llegamos a la conversación sobre los derechos de las mujeres.
Para el rescatar una relación significaba mentir. Es decir que cuando su novia no quería dejarlo ver a sus amigas, él se inventaba situaciones diferentes para poder hacerlo. Continúo diciendo que el era muy buen mentiroso porque podía obtener la cuartada perfecta.


Hasta ahora todo va normal… Yo ya estaba terminando mi enorme vaso de cerveza.
Luego le pregunté. ¿Cuánto tiempo tienes separado? Bueno, cuatro meses pero la verdad es que estoy muy feliz sin ella. Cuando la conocí ella era joven y no había tenido mucha experiencia, yo me convertí, dijo D, en su pilar principal, yo sentía que era mi presencia la única cosa que podía hacerla feliz y yo no me sentía muy cómodo con esa visión de la pareja, pues yo quería seguir teniendo amigos y tenía la necesidad de liberarme de ese peso enorme que ella significaba.


Terminando el último trago le digo, cuánto lo siento, a lo que el responde y ¿tu?
Yo con un laberinto en la montaña y una cascada al final que estaba situada después de un abismo explique en breve mi situación diciendo: A veces hay limites que no debemos pasar. No sé porque al chico se le metió en la cabeza las ganas de escuchar una versión completa y más larga, yo rechacé de dar más explicaciones o de ser concreta. ‘

En un silencio todo se transforma y el dice de un tono gentil, cómo a ti te gusta escribir, te voy a dar ideas. Imagínate que tus amigos se fueron y yo no los conozco muy bien, ellos se fueron y te dejaron aquí con un completo extraño, pero yo podría ser un matón en serie que ha calculado todo para no dejar indicio. Podría tener un amigo con un coche y cuando sales del restaurante el podía secuestrarte, si a mí no me importara el futuro, podría matarte ésta misma noche para hacerlo bien debería poder revisar tu celular y ver si tu comunicación es con smiles o con palabras, pues todo es más sencillo con smiles porque si utilizaste textos es mucho más complicado porque hay pruebas de nuestro encuentro …

 

El día gris y sombrío se presentó en frente de mí, este hombre estaba siendo más oscuro que las nubes en Bruselas, yo logré darme cuenta que no estaba en el sitio correcto, en la hora correcta, con la persona correcta pero en vez de irme diciendo que tenía una emergencia le dije:
-Dices eso porque eres un hombre y sabes que solamente con tus palabras puedes dar miedo, sabes que estas apoyado por los medios de comunicación, que cualquier mentira o sugestión de violación de muerte está más que bendecido por las autoridades, ahora me gustaría que te fueras. No, me dice él, déjame terminar, lo más difícil para una mujer es la fuerza física. La mujer sabe que pase lo que pase el hombre ha de ganar pues es él el que tiene más fuerza. Yo terminé diciendo con las voz firme y el corazón en la mano: Te regocijas de decir todo eso porque sabes que los violadores de la corrida de pamplona nunca tuvieron juicio severo, porque la violación es un caso sin seguimiento que muere el mismo día que se hace la denuncia . El chico se disculpó, trató de convencerme de dejarlo hablar pero ya era muy tarde, un miedo generalizado se había instalado en mi cuerpo, yo estaba petrificada de miedo.
Estas son historias que pasan a otras personas y que yo redacto de tal forma que nos demos cuenta que ciertas palabras y ciertos contextos son utilizados para rebajarnos psicológicamente al punto que perdemos el valor y nos quedamos sin habla. Estos relatos de inviernos buscan sensibilizar a las mujeres de ciertas armas orales utilizadas por los hombres para debilitarnos y obtener lo que desean de nosotras. Los personas son tomados de la vida real y extrapolados en las condiciones deseadas
El objetivo es preguntarnos si queremos seguir dándole el poder a los hombres para asustarnos. Si debemos salir de casa en la noche acompañada o sola y si debemos seguir militando para recuperar el mundo , militar para recuperar su espacio y no dejarlos solos apropiarse de la oscuridad, de la noche que también es nuestra.

Répondre

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion /  Changer )

Photo Google

Vous commentez à l'aide de votre compte Google. Déconnexion /  Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion /  Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion /  Changer )

Connexion à %s